Limpiar la parrilla

, , Deja tu comentario

En el momento que llega la primavera y el buen tiempo apetece hacer una barbacoa con familiares y/o amigos, es un encuentro en el que te diviertes y comes, pero una vez finalizada hay que limpiarla y nadie se ofrece voluntario a hacerlo y dejarla sucia supone que en las próximas ocasiones la comida va a perder sabor por la suciedad.

Una forma de reducir el trabajo de limpieza es preparar la barbacoa de tal forma que luego sea más sencillo asearla. Una práctica sencilla es colocar papel de aluminio, este se colocará debajo de las rejillas donde se colocará el carbón de leña. Mientras se cocina se irá cayendo la grasa encima del papel y una vez finalizada es mucho más sencillo retirarlo porque solo se tendrá que quitar el papel de aluminio.

La suciedad que se queda pegada en las rejillas es mucho más fácil eliminarla justo después de terminar con la barbacoa, estará apagada pero mantendrá un poco el calor, por lo que todavía no se habrá pegado demasiado. Para limpiar las rejillas existen diferentes métodos que detallo a continuación:

  • Cepillo de alambre: Método clásico, se coge el cepillo y se pasa por las rejillas, frotando bien para ir eliminando la grasa.
  • Papel de periódico y sal: Se echará sal gorda sobre las rejilla y la base de la barbacoa. Después se coge papel de periódico y se frota bien con él. Se irá despegando la grasa. Se le puede añadir un poco de limón que servirá para neutralizar los olores.
  • Papel de periódico y café. Lo mismo que la fórmula anterior, pero en esta ocasión se utilizarán los posos del café.