Trucos para clavar clavos

, , Leave a comment

¡Compártelo!

A la hora de montar un armario u otro muevle es necesario clavar algunos clavos, estos pueden ser de diferentes tamaños pero todos tienen la misma dificultad sino somos excesivamente mañosos, y es que al agarrar el martillo para colocarlos en el  lugar que se necesiten, sino se tiene cuidado se puede tener un accidente porque se pueden llevar el dedo por delante, por lo que a continuación os voy a dar unos consejos para evitarlo y la mejor forma es manteniendo los dedos lejos del martillo.

Clavos pequeños: Cuando el clavo tiene un tamaño diminuto es complicado sujetarlo y dar el martillo porque tiende a resbalarse, para ello se cojera como material una huevera de cartón y se cortará un trozo de unos 10 centímetros de largo, una vez cortado con las tijeras se doblara y una vez hecho se clavará el clavo en el cartón en la zona central, una vez realizado ya se puede colocar sobre la superficie en la que se necesite clavar y como se puede comprobar los dedos están lejos del clavo por lo que se puede golpear con el martillo sin dificultad.

Clavos medianos y grandes, se puede seguir utilizando un  cartón de la huevera con dimensiones más grandes o se puede optar por utilizar un peine de tamaño mediano o  grande de púas. Se coloca de forma horizontal sobre la superficie en la que se tenga que clavar el clavo y se colocará el clavo en la parte alta de las púas para que no se resbale, se le dará unos golpecitos con el martillo para estar seguros de que está recto el clavo y una vez que se tenga en posición se puede clavar con garantías porque los dedos estarán lejos del martillo.

¡Compártelo!

 

Deja un comentario

(*) Requerida, su dirección de correo electrónico no será publicada