Cómo construir una hamaca de madera

, , Leave a comment

¡Compártelo!

En estas épocas de buen tiempo nos gusta pasar el mayor tiempo posible en el exterior al aire libre. Para aprovechar bien esos momentos cómodamente, proponemos crear una hamaca de madera hecha por vosotros mismos para aquellos que disponéis de jardín.

Los principales materiales que se van a necesitar son unos tubillones, unos listones y cuerda de escalar.

Esta hamaca constará de tres partes: la zona de los pies, del asiento y del respaldo, aunque las tres se realizarán de la misma manera.

Comenzaremos cortando los tubillones empleando una sierra de costilla. Posteriormente se cortarán los listones de 60 cm. Para ello nos ayudaremos de dos sargentas que sujetarán el listón a la mesa, marcaremos la medida y con la misma sierra cortaremos por la marca que hemos realizado. Después pasaremos un poco la lija para redondear los cantos.

Una vez preparadas las piezas procederemos a marcar la posición que tendrán los listones sobre los tubillones que ya hemos cortado. Como deberemos unir todas las piezas, en los extremos de unión dejaremos un espacio de 6 cm antes del primer listón. Después se atornillarán uno a uno todos los listones por sus extremos a los dos tubillones.

Posteriormente se repiten los pasos anteriores creando las dos piezas más que se van a necesitar, teniendo en cuenta que la del asiento será un poco mayor. Una vez se tengan las tres piezas, se pasará por ellas trozos de cuerda de escalada para poder colgar la hamaca donde se quiera. Para ello se harán unos agujeros en los extremos de todos los tubillones. Necesitaremos que los agujeros sean lo suficientemente grandes para que pase la cuerda y para ello emplearemos una broca fina al principio y agrandaremos el agujero con una broca más gruesa posteriormente.

Se corta la cuerda en trozos de 1,75 m aproximadamente y se pasará por los agujeros previamente creados y se atará un nudo por debajo para evitar que la cuerda se salga.

Para unir las tres piezas se deberán hacer unos agujeros en los extremos de los tubillones y se pasará una cuerda más fina pero también muy resistente por ellos, atando una pieza con la otra, dejando las tres bien unidas. Tan solo faltaría ajustar el respaldo a la inclinación deseada haciendo el nudo a la altura que se desee.

¡Compártelo!

 

Deja un comentario

(*) Requerida, su dirección de correo electrónico no será publicada