Cómo tapizar una silla II

, , Leave a comment

¡Compártelo!

En el último artículo se habló de lo sencillo que puede llegar a ser tapizar una silla por nosotros mismos. Vimos qué herramientas íbamos a necesitar y los primeros pasos para restaurarla. En este momento los pasos siguientes que se deberán llevar a cabo se centran en la gomaespuma y se incluyen a continuación.

Un consejo muy interesante para el siguiente paso es hacer un patrón con papel de la zona a tapizar para que resulte más sencillo tener la medida para realizar el corte de la gomaespuma. Se colocan dos capas de gomaespuma de diferente grosor, poniendo la más fina de las dos por debajo.

Se mide con las dos esponjas hasta la zona donde se grapará posteriormente y se corta unos centímetros más larga para poder poner el dobladillo. Lo ideal es tapizar primero con tela blanca de sábana para obtener un mejor resultado.

Se coloca el dibujo bien centrado y se grapa, se estira muy bien la tela y se vuelve a grapar al otro lado. Se da la vuelta a la silla y se continúa grapando a cada lado de la primera grapa, tirando para que la tela quede bien estirada, del centro a las patas. Una vez hecho esto, se pueden tapar las cinchas con tela de saco.

Posteriormente se realiza un pequeño corte en el borde de la tela donde coincide con la madera del respaldo y se dobla la tela para dentro para que se adapte a la forma de la silla. La tela restante se dobla bien y se fija con una tachuela de tapicero. Se repetirá la tarea con la parte delantera.

Para finalizar el trabajo, se cubre la parte inferior con una tela lisa y sencilla empleando de nuevo la grapadora, y ¡la silla está lista para usarse de nuevo!

¡Compártelo!

 

Deja un comentario

(*) Requerida, su dirección de correo electrónico no será publicada